martes, 3 de julio de 2012

NOTICIA: Hallan animales muertos e indicios de maltrato en la granja clausurada en Camos


NELI PILLADO - NIGRÁN Varios animales muertos y en estado avanzado de descomposición, suciedad y escasa alimentación. Es el panorama que se encontraron agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en la inspección realizada en la granja de ovejas, vacas, caballos y gallinas de Camos, en el municipio pontevedrés de Nigrán, antes de ordenar su clausura preventiva por alimentar al ganado con piensos de origen animal, prohibidos desde la epidemia de las vacas locas.
Fuentes del instituto armado confirmaron ayer que el recinto se encuentra en "muy malas" condiciones higiénico-sanitarias, por lo que la explotación ganadera Rial González F. incumple de manera clara la normativa en este sentido. Al propietario, F.R.G, vecino de Vigo, se le imputa un delito contra la salud pública por el supuesto uso de compuestos ilegales en la alimentación de los animales, concretamente restos de harina y frituras de pescado, además de otro delito de falsedad documental por la presunta alteración de los crotales sanitarios de algunas reses. Abierta aún la investigación, no se descartan nuevas imputaciones relacionadas con el maltrato animal debido a la situación en la que se encuentran las instalaciones.
Los efectivos que evaluaron la granja, acompañados de veterinarios del servicio de Sanidade Animal de la Xunta, hallaron en las inmediaciones del recinto tres ovejas y una gallina muertas. Observaron también la delgadez y síntomas de sarna que presentan algunos animales y apuntaron a la escasez de alimento en los comederos y a la suciedad del entorno como causas de la situación.
Encontraron asimismo el pienso prohibido para la alimentación de rumiantes, aunque no para otros usos como el acuícola, y se incautaron de dos toneladas del mismo, además de inmovilizar los animales.
El dueño, que acudió ayer al lugar, rechazó ofrecer su versión sobre lo ocurrido. Únicamente se limitó a repetir que "todo es falso" y que la granja "no está clausurada".
La investigación continúa para esclarecer el origen de los piensos y si la carne procedente de esta explotación ha pasado los controles sanitarios obligados.
La Xunta niega riesgos para el consumidor pese a desconocer si los animales están enfermos
La Consellería de Medio Rural aseguró ayer que no existen riesgos para la salud humana derivados del consumo de la carne procedente de esta explotación ganadera. El departamento de Sanidade Animal asegura que se trata de un caso aislado y que, antes de comercializarse cualquier tipo de carne, esta debe pasar por los correspondientes controles sanitarios. Insisten desde el Ejecutivo gallego en que los servicios veterinarios oficiales garantizan la seguridad alimentaria.
No obstante, el mismo organismo desconocía ayer el futuro de los animales, puesto que todavía no hay resultados de las analíticas efectuadas a los animales para confirmar si padecen alguna enfermedad

No hay comentarios:

Publicar un comentario